Sin jóvenes talentos, el futuro del fútbol alemán está en peligro | Deportes | DW

0
26

Todos los partidos de la liga de fútbol aficionado han sido suspendidos en todo el país desde finales de octubre del 2020. Daniel Peetz es el entrenador del equipo femenino U17 (jugadoras que han cumplido 15 y 16) de SV Budberg. No está claro cuándo volverá a jugar. “Esta situación ya está teniendo un impacto dramático en los niños y los jóvenes”, dijo Peetz a DW. “Además del entrenamiento físico, la interacción social es uno de los objetivos más importantes de un club. Y esto no sucede en estos momentos”, afirmó.

En su equipo ya ha podido ver casos de distanciamiento, frustración y rasgos casi depresivos. Y esta situación, según el técnico de 38 años, también se repite en otros equipos: “Para muchos jóvenes, especialmente de regiones socialmente desfavorecidas, el fútbol es el único motor. Las consecuencias se seguirán sintiendo en los próximos años”. Peetz y muchos de sus colegas entrenadores confían en el coaching digital. Bajo el lema “fitness en la pantalla”, intentan cumplir al menos un poco con sus tareas futbolísticas y sociales.

La DFB, preocupada por el futuro del fútbol alemán

 “Es un desastre”

El desarrollo de los jóvenes futbolistas está actualmente estancado. “Esto tiene claramente un impacto en nuestra labor en el centro de rendimiento juvenil”, dice Roland Virkus, director juvenil del Borussia Mönchengladbach de la Bundesliga. “Cuando la cantera se debilita, la cima también se debilita. Los muchachos no nacieron en centros de alto rendimiento, sino que llegaron a los clubes grandes a través de clubes pequeños”, aclaró. “Los jugadores que están a punto de dar el salto a las categorías superiores no pueden mostrar (sus hablidades) en este momento. No hay partidos, nadie puede ver los entrenamientos y no hay cazatalentos de fútbol. Es por eso que alguien puede quedar fuera de nuevo”, añadió. Para los chicos, la situación actual de cara a su futuro futbolístico “es un desastre”.

“No podemos perder más tiempo”

Independientemente del difícil momento debido a la pandemia, la Federación Alemana de Fútbol (DFB) está muy preocupada por la cantera del país: “Si no actuamos ahora, arriesgaremos el futuro del fútbol alemán”, escribió el director de la DFB, Oliver Bierhoff, en un artículo en el diario “Welt am Sonntag”: “No podemos perder más tiempo”.

Bierhoff lanzó el “Proyecto Futuro”, en el que, por ejemplo, las ligas nacionales juveniles dejarán de funcionar como hasta ahora, se omitirán las clasificaciones, los ascensos y descensos, para poder centrarse más enla formación. “Los niños y los jóvenes vuelven a divertirse más jugando al fútbol, ​​tienen más contacto con el balón y pasan más tiempo jugando”, afirmó Bierhoff.

El detonante de estos cambios fueron varias derrotas de los equipos juveniles de la DFB en eventos importantes. Además, estuvo la vergonzosa actuación de la selección en el Mundial de Rusia 2018 y, más recientemente, la debacle 6-0 contra España, en noviembre pasado.

Oliver Bierhoff, director deportivo de la DFB

Vale la pena echar un vistazo al extranjero

En comparación con otros países, Alemania está rezagada en la formación de talentos. “En Francia, la educación escolar se ha equiparado. Los futbolistas jóvenes, por ejemplo, tienen una semana de 25 horas solo de fútbol”, asegura Martin Jedrusiak-Jung, profesor de la Universidad Alemana de Deportes en Colonia.

En Inglaterra, en 2012 se introdujo el Elite Player Performance Plan (EPPP). “Los ingleses han invertido una gran cantidad de dinero no solo en jugadores, sino también en conocimientos, infraestructura y, sobre todo, en la formación de entrenadores”, dijo el entrenador de juveniles de la DFB Meikel Schönweitz a la televisión alemana ZDF.

“Por encima de todo, se concede gran importancia al fomento individual. Y las condiciones permiten que esto se lleve de verdad a cabo”, aclaró. Esto significa, por ejemplo, que no hay más competiciones en la categoría juvenil. La liga inglesa, en cooperación con la FA (Asociación de Fútbol) y las asociaciones regionales de U9 a U19, ofrece un total de alrededor de 6.000 partidos anuales, en los que se concede especial importancia a la evolución del jugador y no solo a ganar encuentros.

Mejorar la formación de entrenadores

En Alemania también se han cometido errores en la formación de entrenadores en el pasado, dice Roland Virkus. Se ha descuidado, en particular, la competencia social: “Tenemos que especializarnos en el entrenamiento, porque los entrenadores están más cerca del jugador y tienen la mayor influencia en su desarrollo”. “Esto también incluye a los agentes del jugador y a los padres. Todo el mundo está tirando de los jugadores porque todos quieren beneficiarse de ellos. A menudo, los resultados y los éxitos tienen más prioridad que el desarrollo del talento”, lamenta.

(rme/ers)